Hacé CLICK AQUÍ para unirte al grupo privado de Facebook de emprendedores que aportan ideas para incrementar las ventas de sus negocios!

¿Qué hacer cuando un negocio va mal?

Qué hacer cuando un negocio va mal
Redacción
0 Coment.

Calificá este Post!

Para saber que hacer si tu negocio va mal es importante que entiendas la situación. Exactamente como las personas, un negocio puede tener serios problemas de salud de vez en cuando. Si sos propietario de por ejemplo, un salón de belleza, o spa, conocerás esa sensación de malestar que produce la idea de que las cosas no estén yendo en la dirección correcta.

Si tu negocio es sano, vos también te vas a sentir en forma; de lo contrario, vas a sentirte  preocupado y estresado.

Quizás en este momento estés experimentando problemas en tu negocio. Con este artículo esperamos poder ayudarte respondiendo a la pregunta: ¿Qué hacer cuando tu negocio va mal?

Antes de todo, tenés que pasar a la acción e intentar resolver los problemas principales. Aquí empieza lo difícil: no importa lo grande o pequeño que sea la reparación que se necesite; arreglar algo significa cambiar algo y los cambios pueden generar más estrés. Además de eso, entra en juego el miedo a empeorar las cosas y las muchas dudas que acompañan una decisión importante.

Qué hacer cuando un negocio va mal

Consejos cuando un negocio va mal

Las dudas, y los miedos, no sirven de nada; así que seguí estos seis consejos y vas a ser capaz recuperar las riendas de tu negocio y recuperar tu bienestar.

1) Primero lo peor

La peor parte del problema es la que se tiene que arreglar primero; lo demás puede esperar. Es verdad que arreglar grandes problemas puede generar mucho miedo, pero recordá que son estos los responsables de la “enfermedad” de tu negocio. Cuanto más pase el tiempo, más complicado será solucionarlos.

2) Levantáte y liderá

Los grandes problemas suelen generarse cuando no te sentís bien. En ese momento no estás en condiciones de liderar correctamente a tu equipo y gestionar eficazmente el negocio. Volvé lo antes posible a la acción y demostrá a tu equipo que estás decidido a solucionar lo que va mal.

3) Estudiá el nuevo camino

Solucionar problemas significa estudiar un nuevo camino para tu empresa. Lo más importante es, sin dudas, hacer partícipe a todos los miembros del equipo del cambio. ¿Adónde va a ir la empresa de hoy en adelante? Se podría decir que este nuevo camino se traduce también en una nueva visión. Dar claridad es la mejor manera de eliminar la incertidumbre.

4) Comunicá correctamente

Compartir con tu equipo tus ideas, opiniones y pensamientos es una parte clave del proceso de cambio. La comunicación es muy importante en una estrategia hacia el éxito, pero cuando se trata de resolver un problema, se convierte en algo imprescindible. Sin una comunicación eficaz no podés esperar ayuda y apoyo de parte de tus empleados. Además de eso, la comunicación te permite generar mayor confianza en ti mismo y en los demás. Ser transparente y sincero siempre tiene una recompensa.

5) Eliminá los pequeños problemas

Una vez empezado a solucionar los problemas mayores, aprovechá para deshacerte también de los problemas secundarios. Involucrá a tu equipo al completo en este proceso de solución.

6) Alejate de los días malos

Cuanta más distancia pongas entre los días malos y vos, mejor. Sin embargo, cuando se hacen progresos se tiene la impresión de que los problemas se han solucionado por completo. No caigas en esa trampa. A veces los problemas parecen solucionados, pero requieren más tiempo para que lo estén realmente. Recordá siempre los días malos, porqué son estos los que te ayudarán a mantenerte siempre atento y a no cometer los mismos errores.

7) Una página web que venda

En caso de que no contés con una, construí una Página Web para tu negocio o hacé que diseñen una adecuada para vos de forma tal que también puedas generar ventas de manera online. Si ya tenés tu web, cerciorate de que esté bien optimizada para la captación de nuevos clientes y para una óptima usabilidad del visitante, incluyendo que esté adaptada a dispositivos móviles.

En tu web podés dar a conocer tu negocio, exhibiendo tus datos de contacto, información detallada de los productos o servicios que ofrecés junto a imágenes bien descriptivas, precios, promociones, métodos de pago, noticias, novedades, etc.

Tené bien presente que no se trata de diseñar una página web donde hables de lo bueno que vos sos en lo que haces o de lo importante y grande que es tu negocio. De lo que se trata es de hablar acerca de cómo podés satisfacer las necesidades de tu potencial cliente y porque deberían elegir tu negocio y no otro.

Una gran cantidad de páginas web de negocios y empresas cometen este error y no se interesan en responder la pregunta del visitante: ¿Qué beneficios hay para mí? 

Tampoco utilices demasiados términos técnicos para comunicarte con el visitante de tu web, más bien usá un lenguaje sencillo que comunique de forma clara y amigable.

Estos son factores clave en el diseño de tu página web y son los que marcan la diferencia entre conseguir un buen beneficio y un gran beneficio.

Si todavía no te queda claro de que forma y en que magnitud una página web profesional puede beneficiar a tu negocio, te invito a conocer los beneficios de una página web.

Hacé CLICK AQUÍ para conocer de que forma una página web profesional puede darle crecimiento a tu negocio!

Aquí en la sección de comentarios podés hacer cualquier consulta en relación al Post, la misma será respondida o incluso añadido el contenido de la respuesta al Post para enriquecer su valor.

0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *